Cómo hacer un correo electrónico gratuito fácilmente

Incluso lo más nimio para uno puede ser sumamente complejo para otro. Sí, decidimos comenzar con esa oración o, mejor dicho, frase porque consideramos que la virtualidad conlleva constantes desafíos. Tal vez muchos de ellos no lo sean para los jóvenes, ávidos de nuevas tecnologías; pero sí para las personas mayores o quienes no han accedido a un ordenados hasta tener unas buenas primaveras en sus espaldas. Es algo perfectamente normal no saber, pero no hay por qué preocuparse: siempre hay una solución al alcance de la mano. En esta ocasión te presentamos cómo hacer un correo electrónico gratuito fácilmente. Como siempre, te traemos la mejor información ¡No te pierdas la nota!

out-1

En el siguiente posteo te vamos a explicar cómo hacer un correo electrónico de manera sucinta y sencilla. Vamos a hacer una aclaración: los ejemplos serán a partir de Hotmail/Outlook porque suele ser el más utilizado de todos. Más allá de eso, con leves diferencias, todo lo que diremos es extensible, verbigracia, a Gmail o Yahoo!

Dicho lo anterior, lo primero que debes tener es una cuenta como presupuesto lógico. Sea para abrir la casilla o crear un perfil tendrás que ir a la página oficial. Si bien no es el objeto de esta nota, crear una cuenta es muy sencillo: debes ir a la opción con el mismo nombre y luego llenar una serie de datos anodinos (nombre, apellido, sexo, fecha de nacimiento, número de teléfono, entre otros).

Pero vamos a suponer que ya tienes tu cuenta. Entonces es sólo cuestión de abrirla emplazando correo electrónico y contraseña. Una vez hecho ello, estamos en la bandeja de entrada. Como se sabe, este sitio está pletórico de mails recibidos. Y en el margen izquierdo la típica división con bandeja de entrada, correo no deseado, borradores, elementos enviados, eliminados y archivos. Outlook tiene una interfaz sumamente sencilla, cuestión que simplifica los movimientos de cualquier persona que simplemente quiera realizar lo indispensable como enviar un correo.  Naturalmente, para los más escudriñadores y acostumbrados se puede recorrer la configuración y trabajar con cuentas conectadas, observar notificaciones o incluso utilizar Skype. Recordemos que el cruzamiento de aplicaciones es lo más normal que existe hoy, incluso para no chocarse. Un claro ejemplo de ello es Tinder que utiliza tu Facebook para precisamente obviar los contactos del segundo en el primero, todo con fines amorosos, claro está.

out-2

Pusimos la imagen para ser más ilustrativos. Pero antes de seguir, recapitulemos: Outlook es de las aplicaciones más utilizadas para estos fines, su forma de utilización es muy somera y a eso nos dirigimos nosotros. Ahora bien: es momento de enviar el mail.  Tienes dos opciones: ir directamente a nuevo o entrar a uno de los correos recibidos y elegir la opción de responder ¿Cuál es la diferencia? Muy clara. Por un lado nosotros mandamos un mail a alguien que no ha respondido o quien no tenemos conexión en el momento; es decir, armamos una potencial cadena de correos intercambiados. En el segundo caso, ya somos parte de esa concatenación, por eso sólo replicamos.

out-3

Esa imagen es la que se observa cuando decidimos enviar un mail en caso de partir de cero, es decir, no siendo una simple respuesta a otro.  Las opciones de arriba son claras: se envía, se adjunta o descarta. El último es poco utilizado, porque sirve para volver a la bandeja de entrada, pero no es mala idea conocerlo, ya que muchas veces retrotraer simplemente la página hace que se tilde o tarde unos instantes. Si lo hacemos por esta vía la celeridad es nuestra amiga. El primero, claro está, es para mandar el correo, una vez que esté confeccionado. El segundo, por último, adjunta archivos de todo tipo y naturaleza. Aquí vamos a hacer una serie de salvedades, porque el tópico es un poco más complejo. Google Drive, Dropbox, OneDrive o Box son aplicaciones de almacenamiento, que te permiten guardan tus documentos y trasladarlos fácilmente. Añaden más espacio, en cierta forma. Esas apps para ser utilizadas se necesita una cuenta distinta, salvo OneDrive, que ya está presta para su uso.  En caso contrario, simplemente te diriges a Equipo y ahí seleccionas la clase de archivo, para simplificar las cosas.

Lo que sigue es más sencillo: si mandas una carta lo lógico es que tenga un remitente. Bueno, aquí es lo mismo como condición de realización: debes emplazar en Para el mail del potencial receptor. En cuanto a Asunto, el mismo hace alusión al título o tópico, motivo del envío del correo. No es necesario poner algo, por más que siempre sirve así la otra persona está enterado y lo abre. Outlook, en su defecto, te recordará que no emplazaste asunto, deteniendo el envío, pero tú puedes seguir adelante como si nada.

En relación al texto propiamente dicho, inmediatamente abajo del cuadrilátero donde se escribe tienes opciones como el tipo de letra, tamaño, negrita, cursiva, alineados del texto, columnas, tablas, colores y más.  Por último, abajo del todo tienes otras posibilidades, como insertar imágenes en línea o emojis, pero además adjuntar archivos. Sí, cuando develas poco a poco este tipo de aplicaciones que versan sobre correos te das cuenta que sus interfaces son muchas veces redundantes, entonces puedes encontrar la misma opción dos veces. También eclosiona de nuevo Descartar para volver a la bandeja de entrada.

Así que lo único que queda es escribir el relato, adjuntando o no, más todos los añadidos que quieras y simplemente enviar. No hay mucho más que ello, aunque es importante que te fijes si el mail es el correcto, ya que a veces Outlook avisa si no existe, pero otras no. Recuerda que el asunto ayuda mucho, para que el receptor tenga una suerte de relieve para dar primacía a tu mensaje (sumamente importante en los casos de búsqueda laboral).

En cuanto a Gmail o Yahoo las cosas no son muy diferentes. Es decir, el sitio puede variar, las opciones también, pero el sentido común por lo general guía todo. Por ejemplo, en gmail junto a las bandejas de entradas tienes un buen número de opciones, la misma división en el margen izquierdo, pero a la hora de mandar un correo te tienes que dirigir a Redactar. Con el simple click se abre una ventana menor, no una nueva página como Outlook. De formato más sencillo, emplazas destinatario y asunto, luego escribes. Puedes, asimismo, insertar fotos, emojis, archivos escritos, escoger letra y, naturalmente, sólo tendrás posibilidad de uso de Google Drive como aplicación extra de almacenamiento. Yahoo, por su parte, tiene una interfaz sumamente bella y completa, ya que a partir de ella accedes a servicios de noticias y otros relacionados como respuestas. Más allá de eso, es diáfano, con similares divisiones y nuevamente la posibilidad de hacer click en Redactar para confeccionar tu mail. Si quieres responder a uno en específico tendrás que oprimir el botón de una suerte de fecha (no la que responde a todos, sino solo a uno).  En cuanto al contenido específico a la hora de construir el relato o adjuntar, posee prácticamente las mismas opciones, además del añadido de una especie de fondo para el mensaje, muy bello.  En lo referente al almacenamiento trabaja tanto con Dropbox como con Google Drive.

Aquí te dejamos una buena cantidad de información para que realices tus correos y los envíes del mejor modo, sin ninguna duda y en forma bien simple. Como siempre, esperamos que el material sea de tu agrado, querido lector.

 

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *