Cómo hacer manualidades para ñiños, navidad, halloween, fáciles

Está claro que el niño es lúdico por cultura y hasta por esencia, un rasgo que se priva al adulto posterior. A veces con nuestros ojos los observamos y no lo podemos creer: hacen piruetas de la nada, dibujan con cualquier cosa y en cualquier sitio, inventan amigos imaginarios, hallan divertimento incluso en los lares más soporíferos. No hay con qué darle: hay una capacidad del niño, una grieta imaginaria entre el objeto y el mundo, algo hermoso y que lo entretiene. Aquí, por eso, queremos contribuir a esa capacidad del párvulo con imágenes e información de cómo hacer manualidades para niños, navidad, hallowee: bien fáciles.  Así te podrás asegurar algarabía para ellos ¡No te pierdas la nota!

nino-1

Pero volvamos un segundo, como leve exordio, a la inventiva del niño que encuentra entretención en donde esté, hasta en los lugares más aburridos. Con ello podemos llegar a una simple conclusión: es mentira que el chiquito necesita grandes juguetes o costosos, de esos que erosionan hasta el último centavo de nuestras billeteras. Es cuestión de costumbre y darse cuenta que hay un ludismo innato muy importante. Para esta ocasión te vamos a contar cómo hacer algunas manualidades generales y para festividades particulares como Halloween o Navidad que agraden a los menores. Incluso, en las más sencillas, podrás hacerlos participar, ya que el divertimento se encuentra en todos lados y eso los grandes lo saben mejor que nadie.

Cómo hacer manualidades para ñiños, navidad, halloween, fáciles

nino-7

Linternas fluorescentes

Este ejercicio es tan fácil, que lo mejor es explicarlo en sencillas palabras. Todo lo que sea halloween despiesta, en versión infantil, el mundo de los monstruos, muertos y la oscuridad. En ese ambiente mágico, qué mejor que darle a tus niños verdaderos botes luminosos para andar en la nocturnidad del hogar o lugares públicos, siempre que esté acompañado. Para ello necesitas un bote de plástico del tamaño que tengas o desees (puede ser hasta una botella prolijamente cortada). Lo primero que debes hacer es pasar en la parte de afuera del recipiente mencionado unas buenas piceladas de cola de pegar (transparente o blanca, es lo mismo) y luego de esa primera pasada, pegar de a poco, en forma esfumada, la purpurina. Que sea en pequeñas cantidades y bien esparcido porque no queremos formar ni pegotes y sí el efecto luminoso de la foto. Dejamos secar.

¿Hasta ahora todo fácil, no? Bueno, el paso subsiguiente es emplazarle una asa (si no tiene) con una simple cuerda alrededor de la parte superior. Con esto podrás llevar el recipiente como farol y será bien cómodo, además de liviano. Lo que resta es darle nuestro efecto luminoso. Para eso necesitamos esos palillos fluorescentes que se venden en cualquier librería y que son tan famosos en las electrónicas. Perfecto, es importante que hagamos una salvedad: cuando rompas los palillos para emplazar la materia del color de su interior en el gran frasco, es necesario que actúes rápidamente, porque este polvillo se dispersa con facilidad en el aire. Entonces rompemos barras (preferentemente en ambos lados) y largamos todo su materia fluorescente rápido. Una vez hecho esto cerramos herméticamente el tarro y lo batimos un poco, casi como si preparamos un trago. Nunca lo vuelvas a abrir y así te garantizarás que el polvo quede adentro y haga sus efectos.

De esta forma, ya tienes de noche, un súper tarro para dar tus efectos lumínicos y asustar a tus compañeros.

nino-5 nino-6

Como se ve, con cartón, goma de pegar, cierto adiestramiento en las tijeras, más un dibujo, puedes hacer curiosos murciélagos o motivos truculentos que acompañen más suculentas golosinas, tan de moda en esta época. Sin embargo, aquí te daremos otra manualidad que te podrá encantar.

Candelabros tenebrosos

nino-8

Otro invento sencillo, es hacer una cola siniestra. Para darle aires de tenebrosidad lo único que necesitamos es un rollo de papel higiénico. La parte inferior será cubierta por una tapa de cartón, cortada a partir de la circunferencia del rollo. Luego simplemente se pega. Arriba hay dos opciones: si conseguimos una vela del tamaño del rollo o la hacemos de ese tamaño, puede cubrir la totalidad. Sino podemos conseguir una pequeña, preferentemente blanca, esas que se suelen usar para aromatizar habitaciones. Como sus dimensiones son chicas, lo único que debes hacer es cortar, nuevamente sobre cartón, otra tapa del tamaño de la circunferencia, pero pegarla a dos centímetros del borde. Ahora dejamos secar.

Nos tomamos un respiro, y con una pistola de cola, ya que necesitamos los grumos de ésta, rodeamos la parte inferior y superior del rollo, hasta hacer chorrear. La idea es que haga el efecto de una vela que se consume. Si tenemos que dar una segunda pasada lo realizamos, pero dejemos secar bien todo, ya que aquí se juega gran parte de la invención. Luego es sólo cuestión de colocar la vela pequeña y pintar todo en acrílico negro, salvo la vela, claro está. El invento ya está hecho.

Sin embargo, en esta ocasión, la cola suele ser caliente al ser disparada por una pistola. Es importante que sólo lo hagan los adultos; los niños que miren. Por otro lado, el esqueleto del papel higiénico te permitirá utilizarlo como soporte de vampiros, murciélagos, fantasmas y lo que creas conveniente. Siempre es sustantivo darse cuenta como a partir de una manualidad se pueden proyectar otras con un mínimo de esfuerzo. Como en casi todo, es cuestión de ingenio.

Manualidades de navidad

nino-3

En navidad el tópico cambia, pero el divertimento sigue. Puedes hacer pequeños arbolitos como en las imágenes, pesebres con palos de helado, dulces de decoración, pequeños papás Noel y mucho más. Sin embargo, aquí te vamos a dar el consejo para hacer un regalo artesanal que muchas veces es la epítome de navidad: una bola de nieve casera. Si nunca te animaste pero siempre se te pasó por la crisma, sobre todo a partir de lo visto en la televisión, este es tu posteo.

Bola de nieve casera

nino-9

Es muy sencillo a tal punto que con nuestra explicación te bastará. Lo que tienes que conseguir es un frasco del tamaño de uno de mayonesa (da lo mismo si es más grande o pequeño) y limpiarlo muy bien, cosa que no quede ningún rastro de comida. Una vez hecho eso, necesitas, como en el caso anterior, mucha cola y purpurina. La cola, bien esparcida, ira en el interior, al igual que la purpurina (blanca) que fungirá de pequeños copos de nieve. Luego lo que tienes que hacer es pegar las figuras, como en nuestro caso es un caballo de mar, la adhieres bien con cola y luego pones agua.  El animalito es, por supuesto, de plástico.  Por último se cierra el bote y se sella con cola térmica.

Más allá de esto, hay que hacer una serie de salvedades: si quieres que el frasco dure mucho, emplaza agua destilada. Si quieres cambiar el motivo, en vez de pegar un caballo de mar puedes crear una especie de terreno que simule nieve y un hermoso hombre del mismo material. El agua siempre se usa, para los desprevenidos, porque es siempre la que va permitir transportar, hacer volar, según el efecto, la purpurina que hace de nueve.

Esperemos que estos consejos te hayan sido de gran utilidad y pases las mejores fiestas con tus niños.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *