Solicitud de empleo, formato, como llenar solicitudes

Las cartas formales tienen una duplicidad que molesta, que las convierte en algo sumamente engorroso, ya que con ellas no podemos dar rienda nuestra imaginación, sino subsumirnos, con la mayor de las responsabilidades, a la etiqueta, a una rigurosa escritura que nunca se salga del cauce, ya que ello puede significar la pérdida de nuestro objetivo. En ese marco entran las cartas de solicitud de empleo, las que muchas veces ocasionan dudas ante su correcta realización. Pero no te preocupes: aquí te contamos cómo hacerla, su formato, entre otras sugerencias que te vendrán muy bien. Como siempre te traemos la mejor información ¡No te pierdas la nota!

Row of writing human hands

Solicitud de empleo, formato, como llenar solicitudes

Una solicitud de empleo seguramente sea la escritura que más padezcamos. Primero, porque como todas las de esa índole, se somete nuestra prosa a una verdadera dictadura del cómo realizarla, teniendo uno que seguir paso a paso sin fallar en lo esencial; segundo, ese formato tan estricto no se reduce a ello, naturalmente, sino a todo el ahínco, anhelo y necesidad de conseguir empleo, a veces hasta extremos donde el porvenir de una familia se pone en jaque.

Entonces estamos hablando de una situación que pocas veces es grata, ya que hay mucho en juego. Nuestra experiencia y calidad como trabajadores se debe ver reducida ingeniosamente en escasas líneas, ya que si bien tarde o temprano tendremos acceso con el empleado o uno de los suyos, en el mejor de los casos, siempre para el primer contacto la carta formal es la que cumple esa función. Es el primer paso; es la prolongación de nuestra presentación a la empresa, compañía, sociedad o lo que fuere.

En un mundo donde la competencia arrecia, un ápice de sagacidad puede hacer la diferencia. Recuerda que por lo general siempre hay un verdadero ejército de reserva ante la mayoría de los empleos (no sólo los que tienen excelente remuneración) y que la calidad de la solicitud de empleo es vital.  Nosotros aquí te daremos un buen número de sugerencias además de un formato básico. Asimismo, tendremos en cuenta las nuevas tecnologías, que son hoy las que dominan cualquier ambiente, inclusive el laboral.

Formato básico

Sra. Gerente Comercial

Los Tapitas S.A

Doctora Elizabeth Harley

Estimada Señora:

Le escribo con motivo de postularme para el cargo vacante de asistente de ventas, convocado según el aviso clasificado publicado en el matutino La Nación, el pasado domingo 4 del mes en curso.

Cuento con experiencia en el área de ventas personales, y he recibido capacitación aplicada en el sector de comercio. Me considero un buen trabajador en equipos y soy una persona cordial y atenta para la atención de clientes.

Adjunto a esta misiva/carta mi CV actualizado, junto a referencias laborales y teléfonos de antiguos empleadores. Todo a fines de que pueda constatar mi idoneidad en el cargo deseado. Cuando usted disponga, según sus tiempos y conveniencia, estaré complacido de asistir a una entrevista en persona, para solucionar cualquier duda que surja. 

Sin otro particular y a la espera de una pronta respuesta, me despido cordialmente y quedo a su entera disposición.

Jason Murillo

Bueno: de algún modo tratamos de poner una carta bien sencilla y básica, pero no por eso menos eficiente. Lo primero que se hace, que de tan obvio no lo pusimos, es emplazar la fecha bien completa, es decir, la temporalidad de la carta. Lo que le sigue es a quién se la estamos dirigiendo, con un claro detalle de su puesto, empresa y nombre completo. Con ello, podemos comenzar una redacción siempre con la antesala apelando nuevamente a esa persona receptora. Aquí ya llegamos al cuerpo de la carta y sin tapujos ni rodeos se pone el motivo de la misma, la experiencia con la que contamos, además de ciertas habilidades y la aclaración de todos los datos pertinentes que reflejan nuestro derrotero, propios del CV adjunto. La despedida termina con una frase asidua para este formato y nuestro nombre, nunca te olvides de ello, querido lector.

Ahora dicho todo, tenemos que hacer una serie de salvedades, que te vendrán muy bien. En primer lugar, trata de ser claro, prolijo y sucinto en tu prosa. No van a buscar el nuevo Kafka, quédate tranquilo de eso. Entonces el cometido de la carta tiene que estar explícito, no abusando de giros retóricos o una escritura estrambótica que no suma absolutamente nada. En segundo lugar, el cuerpo de la carta está dividido en una triada que se retroalimenta: ponemos nuestros motivos, quiénes somos en torno a una pequeña alusión a nuestras capacidades y, por último, el bendito CV que dará cuenta de todo ello, nunca dejando de lado la cordialidad y el mayor de los respetos. En tercer lugar, cuando adjuntes tu currículum trata de seguir los buenos formatos de este: es decir, que no sea sencillamente largo, ya que además de quedar como un ser jactancioso nadie lo va a leer ante otros cientos de la misma índole y, por sobre todas las cosas, que sean verdaderos, que se pueda dar fe en esas referencias laborales que emplazas. Sí, muchas veces no suele llamarse a esos contactos, pero es parte de nuestra seriedad como empleados no dejar ningún cabo suelto. Sería una absoluta contradicción mencionar en la carta laboral, a boca llena, las bonanzas de nuestro derrotero laboral, para luego terminar esa falsedad absoluta. Y con esto no te queremos mentir nosotros: hay muchas personas que le funcionan esos trucos pérfidos, pero a veces los riesgos son tan grandes que aquí sencillamente nunca te lo recomendaremos (además de una cuestión moral).

Si sigues estas humildes sugerencias, estarás un paso más adelante que muchos. Si bien este posteo se centra en la calidad de una solicitud de empleo, pudiste vislumbrar que hacíamos alusión a tener configurado de la mejor manera tu CV.

Sin embargo, queríamos hacer alusión a las nuevas tecnologías, que tanto nos bañan hoy en día y permiten la celeridad en todo. Quizás el formato clásico que dispusimos más arriba era propio de antaño (sigue sucediendo igual), en el que uno veía un aviso clasificado en un periódico y se comunicaba con la empresa, mandando la información susodicha a una dirección, más que virtual material. Pero hoy en día, la gran cantidad de Smartphones, las innumerables bolsas de trabajo en la web (sobre todo en las grandes urbes) y la posibilidad de revisar tu correo electrónico desde el móvil, generan que sea acuciante tener esa carta de presentación, más CV en One Drive o simplemente en la bandeja de Outlook, Yahoo o Gmail. Así no perderás tiempo y podrás enviar tus solicitudes desde donde sea.

En este sentido, podría parecer una redundancia la solicitud de empleo, porque con la escritura de mail y el CV adjuntado ya estaría todo hecho, sobre todo si efectúas el último añadiendo alguna breve descripción de tus habilidades y pretensiones. Sin embargo, la humilde recomendación que te damos aquí, es que de todos modos utilices el formato de carta de solicitud laboral, aunque sea en un mail: eso dará aires de seriedad y cordialidad que siempre vienen más que bien.

Esperamos que te haya sido útil la información.

escri-2

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *