Cómo formatear un teléfono celular Android

Si hay algo que estamos seguros del ser humano es que siempre necesita aprender. Y esa necesidad no se interprete como parte de su esencia, algo así como que dejaría de ser si desistiera en la acción, sino por una cuestión meramente social: el mundo, y más en la actualidad, le antepone una serie de tareas, siempre flamantes e importantes, con las cuales deberá aprender. Este posteo, de algún modo, sigue semejante premisa, por eso te enseñaremos una actividad que podrá parecer complicada y es sumamente indispensable: cómo formatear un teléfono celular Android. Una información útil, somera y al alcance.

Lo perentorio, lo que necesita solución de manera rápida, muchas veces está signado por la importancia y su masividad. Llevémoslo al tópico de esta nota: Android aproximadamente cuenta con el 86 por ciento de los celulares del mundo, según datos del año pasado. Es más, las mismas estadísticas aclaran que sufrió un incremento del cuatro por ciento ¿La conclusión? Le da una gran paliza a iOS como sistema operativo, sobre todo por su fuerte raigambre en el mercado asiático. Dicho eso, a modo de introducción, podemos pensar la sustantividad de aprender a cómo formatear un celular que cuente con el curioso marcianito verde.

Formatear quiere decir históricamente dar nuevo formato, es decir, estaba asociado con las cintas magnéticas y su preparación para realizar flamantes grabaciones sobre las mismas. Para el caso de aquí, es dar una nueva partición o, por lo menos, principar nuevamente el disco trasladándolo a sus orígenes. Puede que se pierden archivos si no hacemos algo, como también que el formato se retrotraiga a los albores, en este caso del celular. Ahora bien: si decimos que es un regresar al inicio, es importante recordar que se borrarán imágenes, vídeos, conversaciones, etc, de ahí que siempre sea ideal realizar copias de seguridad por lo menos de lo que consideres digno de atención.

Así que te enseñaremos en primer lugar a que generes tus copias de seguridad. Ve a Administrador de aplicaciones, luego Ajustes (puede haber entre medio íconos como molinetes de colores o las famosas líneas paralelas, dependiendo del celular) y pulsas luego, finalmente, Hacer copia de Seguridad y Sincronizar. Lo último es importante, ya que una sincronización da cuenta de un alineamientos de todos los servicios y aplicaciones; es decir, una suerte de cierre organizado, prolijo, en donde cada parte tiene su información bien guardada. Volvamos: debes encencer la última opción mencionada, lo cual te será marcado con color azul en algúnos casos (si no pasa eso, no te preocupes, puede haber diferencias en la interfaz). Después das Inicio, Ajustes (siempre es una suerte de engranaje su símbolo), Cuentas y Encendido nuevamente ¿Para qué sirve lo último? Para que te queden todas las aplicaciones compradas, por ejemplo, listas para descargar no bien enciendas el celular ulteriormente al formateo. De todos modos, ante algún tipo de inseguridad, puedes aprender con algún tutorial como trasladar la información esencial de tu móvil a una computadora de escritorio, por ejemplo. Aquí teienes una manera de formatear tu celular.

Pero existen muchos caminos y siempre es importante aprender más de uno: nos puede complicar ciertos meandros, las modificaciones en las denominaciones de las opciones o vaya saber qué cosa. Mejor prevenir que curar. La segunda facilidad es el restablecimiento en pleno funcionamiento. El primer paso es Ajustes (sí, con su ícono de engranaje o uno con barras deslizantes). Abajo del todo se supone que esté la posibilidad de Hacer copia de seguridad y Restablecer. Luego Restablecer datos de fábrica (un hermoso eufemismo para lo que te dijimos bien arriba) y por último Restablecer teléfono. Así lo que te garantizarás es que tu celular Android quede como lo obtuviste cuando lo compraste en el pasado. Naturalmente, las actualizaciones de firmware y Android se perderán, además de que deberás seguir las instrucciones para hacerte nuevamente con datos multimedia, apps, etc.

Ahora bien, por último, existe la posibilidad de formatear tu hermoso celular, querido lector, cuando este no esté en funcionamiento. Sí, puede que te preguntes cómo será lo mismo ya que justamente está apagado, suponiendo, por ejemplo, que no se lo puede encender con normalidad. Hay que realizar una salvedad: en los dispositivos Samsung es factible que solo tengas que manejarte con botones de encendido y volumen, esos pequeños, delgados, que se hallan en los costados del artefacto. Asimismo, puede que existan móviles con una interfaz un poco más abstrusa para realizar esta tarea: no modificará en nada de todos modos lo que puedas hacer. Una vez dicho esto, te diriges a Borrar datos/restablecimiento de fábrica, luego enciendes, confirmas con un sí y listo. Lo repetimos: tu móvil volverá a ser el del principio, anulando cualquier clase de partición y dando por tierra (sobre todo si no creas copias de seguridad y sincronizas) toda la información que contuviera.

Recapitulando, te dejamos tres muy buenas opciones para formatear tu celular.

¿Por qué formatear tu celular?

Hay un principio de la informática que anuncia que cualquier sistema electrónico, luego de un cierto tiempo, pierde fluidez, velocidad, rendimiento y que, por lo tanto, hay que reiniciarlo. Nada más sencillo que eso. Si lo llevamos a la temática de los celulares, entonces luego de unos buenos meses se llenan de archivos basuras, de códigos maliciosos, caché y ficheros, comienzan a andar lento, su desempeño es malo, entre otras cuestiones ¿No es bueno, entonces, llevarl al artefacto a esa performance de sus días iniciales? Ni hablar si para colmo te olvidaste de algún comando de seguridad o del patrón de bloqueo, una tranquilidad por momentos y un dolor de jaqueca en otros.  De esta forma te recomendamos que surques estos límites y formatees de vez en cuando, según tus necesidades, tu querido celular.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *